was successfully added to your cart.

No hay viento favorable si no hay un puerto de destino

By febrero 9, 2017Artículos

Tal vez en algún momento te haya pasado como a mí, que a pesar de que las circunstancias no parecían adversas, no me sentía bien. Sabes que vives, eres consciente de que respiras, pero parece que el control de tu vida no está en tus manos y eso, a veces, hace que temamos tomar decisiones, o ponernos metas, adoptamos una actitud de derrota aún antes de empezar. Te has sentido así?

Séneca decía Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable”.  Por experiencia propia, y por lo que me encuentro con mis clientes en las sesiones de coaching, he entendido lo que significa esa frase. Cuando en muchos de nuestros talleres pregunto a los asistentes, cuál es tu sueño, cual es tu misión en la vida, qué esperas de aquí a 5 años, la respuesta suele ser un desconcertante silencio para quien recibe la pregunta. 

Soñar no es sólo que reacción fisiológica que se produce cuando dormimos. Soñar también hace referencia a la visión personal de deseos o proyectos. Tener esa visualización clara, es fundamental para conseguir el cumplimiento de esos objetivos. Como en todo proyecto empresarial, hay que tener un programa y una estrategia, mucho más para vivir la vida, especialmente en una sociedad que parece destinar sus esfuerzos hacia la infelicidad.

Tu eres tu mejor travesía, el más enriquecedor viaje de descubrimiento es tu interior, y sacar el mejor partido a tu vida de ella depende de tí.

Establece una ruta, decide a qué puerto quieres llegar, y una vez que lo tengas, busca el viento favorable para izar las velas. Cada metro recorrido será un metro menos que te acerca a tu meta y que te aleja de la indiferencia de una vida de “sólo respirar”.

Siente el timón en tus manos, no por llevar más vela se corre más, desarrolla tus habilidades.

Se el capitán de tu vida, consciente del esfuerzo que te va a suponer, todo lo que valga la pena lo requiere, pero cuando se trata de tu vida, disfrutas del del viaje convirtiendo el esfuerzo en fuente de recompensa.

Deja a los miedos en tierra, no permitas que suban a tu barco, aléjate de ellos con la mirada fija en el horizonte que te has marcado.

Cuando aparezcan tormentas, arrecia las velas, y espera que todo pase para seguir tu camino. A veces las circunstancias no nos son favorables pero ello no implica que nos hayamos alejado del objetivo.

No eches el ancla en medio del mar cuando te creas perdido, una actitud de víctima sólo llevaría a no conseguir llegar a dónde esperas. Coge tu brújula, vuelve a tu carta náutica, en la que fijaste tu objetivo, haz tus mediciones y corrige errores. A veces no conseguir lo que quieres es un maravilloso golpe de suerte” decía el Dalai Lama, aprende de los errores, y prosigue.

Sueña, porque en tus sueños es dónde forjas tu mañana.

“La vida es como un viaje por la mar: hay días de calma y días de borrasca; lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco” Jacinto Benavente


Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Leave a Reply