Nacemos felices y morimos tristes. Algo estamos haciendo mal.

By | Artículos | No Comments

El agua tiene tres estados básicos. Me lo enseñaron en el cole. Puede estar líquida, sólida o gaseosa. En su estado «normal» es líquida y para que se vuelva sólida o gaseosa tiene que pasar algo externo, ya sea de forma natural o forzada, pero externo. Si varía mucho la temperatura en un sentido u otro, el agua cambia sus propiedades y se evapora o se congela. Es algo mágico. A mí me flipa que el hielo, el agua y el vapor tengan la misma esencia. Que tres cosas diferentes sean lo mismo solo le pasa al agua y al huevo, que puede ser crudo, frito y cocido. Pero no me desviéis del tema…

Las personas de bien, las personas de mal y los políticos están compuestas mayormente por agua. Tenemos un sesenta, setenta u ochenta por ciento de agua en el cuerpo dependiendo de quién haga el recuento del líquido, si los manifestantes o el gobierno). Vamos, que la Biblia estaba equivocada, no somos polvo, somos agua como bien dijo Bruce Lee: «Be water, my friend». Todos somos agua, menos Enrique San Francisco, que es mayormente cebada.

Lo bueno de ser agua es que hemos adquirido esa mágica propiedad de cambiar de estado. También tenemos tres que rigen nuestra vida. Podemos estar tristes, normales o felices. Al igual que el agua, lo que pase fuera nos afecta muchísimo y mutamos para bien o para mal. Somos mutantes, sí, alguien tenía que decíroslo. Pero nosotros somos mejor que el H2O porque el agua es una mandada, no puede cambiar por sí sola, solo si ocurre algo desde fuera, pero no tiene el poder de decisión, ni la capacidad mágica de estar en el estado que desee por sí misma, independientemente de las condiciones exteriores. Es una cobarde, no se atreve a cambiar. Nosotros sí podemos. Es nuestro superpoder y, si aprendes a controlarlo, te conviertes en invencible.

Todo el mundo quiere ser feliz, todos. No hay excepción. Somos felices por naturaleza. Es innato. No hay más que ver a los niños. Con qué facilidad sonríen y juegan con cualquier cosa: una piedra, un papel, una caja, lo que sea. Les da igual con tal de jugar. No tienen nada que demostrar y disfrutan de todo.

Nacemos felices y morimos tristes. Algo estamos haciendo mal.

Desgraciadamente, al crecer nuestro estado natural va cambiando y lo «normal» ya no es ser feliz como al nacer, y para serlo tiene que «pasar algo».  Pues hagamos que pase. La felicidad no se busca porque no existe, es un estado de ánimo. Por eso la gente que la busca no la encuentra. Es como si el agua buscara al hielo, no lo encontraría. Antes se secaría que lo encontraría porque no puedes encontrar hielo siendo agua, así como no puedes encontrar la felicidad sin que cambies de mentalidad.

Por eso, para ser feliz hay que querer serlo. Despréndete de las situaciones y personas tóxicas que te impiden disfrutar de lo que tienes porque, cuando te quitas ese lastre, resulta que ahí debajo estaba la felicidad escondida. La tenías tú y no lo sabías. Créate tus condiciones ideales para que la mutación surja efecto y tu estado normal sea la «felicidad». Para que nos entendamos, la felicidad es lo que te queda cuando te dejas de gilipolleces.

Desgraciadamente se ha asociado la felicidad al éxito. Si lo consigues, eres feliz, y si no, infeliz. Nada más lejos de la realidad. El éxito y la felicidad no tienen nada que ver. Lo importante es disfrutar del camino, del proceso, de los detalles, porque luego puede que no lo consigas y en ese caso te sentirás infeliz y fracasado. Sin embargo, si disfrutaste de lo que ibas haciendo, cómo lo ibas gestando y te divertías en ese difícil camino, es verdad que no te ha salido como esperabas, pero no importa, porque ahora tienes un conocimiento que antes no tenías, sabes cómo no funciona y puedes probar a intentarlo de otra forma porque no estarás mentalmente destrozado para proseguir por otra ruta. Has rebotado en una pared, no importa. Como lo estás pasando bien, puedes intentarlo de otra forma porque te queda gasolina. Para hacer cosas nuevas hay que ser feliz, no se puede crear desde la tristeza.

Podemos y debemos ser felices y hacer que la gente sea feliz. Lo bueno es que la felicidad es contagiosa. Es un virus que debemos propagar. Si haces sonreír a alguien por la mañana, le cambias el estado de ánimo todo el día. Si alguien te hace un favor que no esperabas, no lo olvidarás nunca. La felicidad crea lazos y compromisos. Dar las gracias, un  abrazo, un beso… como ves, son los pequeños detalles. No se necesitan grandes cosas… solo una, tú.

(Extracto obtenido del libro “Poetuits” de mi querida Cristina Serrato)

Si esta lectura te ha inspirado a  redescubrir tu felicidad, bienvenidx a nuestra tribu de personas felices que hacen un mundo más bonito!!!!

Si por el contrario necesitas una caricia en el alma que consuele tu dolor y te impulse a reencontrarte, aquí tienes mi mano, cógela fuerte, no te soltaré!

Te estás rindiendo al éxito?

By | Talleres | No Comments

En la una lejana selva vivían 3 leones. Un día, el mono, representante elegido por los animales (y no hago alusiones a ningún país :D), convocó a una reunión a todos los habitantes de la selva, para poder tomar una decisión. Con voz enérgica dijo:

– Todos sabemos que el león es el rey de los animales, pero frente a un problema o de tener que tomar una decisión, podemos no saber a quién dirigirnos ya que existen 3 leones y los 3 son muy fuertes. ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia?  ¿Cuál de ellos deberá ser  nuestro rey? 

Los leones, que supieron de la reunión que se estaba realizando, comentaron entre sí:

– Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener 3 reyes.  Y somos muy amigos, por lo que no lucharemos entre nosotros. Necesitamos saber cuál de nosotros para proponerle en elección, pero ¿cómo descubrirlo? 

Los animales que participaban en la reunión, después de mucho deliberar, llegaron a una decisión y se la comunicaron a los 3 leones:

– Encontramos una solución muy simple para el problema, y decidimos que ustedes 3 van a escalar la montaña Difícil – dijo el mono.  – El que llegue primero a la cima, será consagrado nuestro rey – dijo el ciervo.

La montaña Difícil era la más alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y todos los animales se reunieron al pie de la montaña para asistir la gran escalada. El primer león intentó escalar y no pudo llegar. El segundo empezó con todas las ganas, pero, también fue derrotado. El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado. Los animales estaban impacientes y curiosos; si los 3 fueron derrotados, ¿cómo elegirían un rey?

En este momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra:

– ¡Yo sé quién debe ser el rey!

Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa.

– ¿Cómo?, preguntaron todos.

– Es simple… dijo el águila.  Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados en su escalada por la difícil montaña, escuché lo que cada uno dijo.  El primer león dijo :   “¡Montaña, me has vencido!”. El segundo león dijo : “¡Montaña, me has vencido!”. El tercer león dijo: ” ¡Montaña, me has vencido, por ahora!  Pero tu ya llegaste a tu tamaño final, y yo todavía estoy creciendo.”

La diferencia, prosiguió el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió, y para quien piensa así, su persona es más grande que su problema.  Si él es el rey de sí mismo, está preparado para ser el rey de los demás.

Los animales aplaudieron con entusiasmo al tercer león que fue coronado El Rey de los Animales.

Esta pequeña historia sirve para colocarnos en situación sobre la pregunta que te formulaba al principio, te rindes con facilidad? o te rindes al éxito?

Si esto lo llevásemos a una de nuestras sesiones de coaching, lo primero que tendríamos que establecer es, qué es el éxito para tí. Algunas personas basan su éxito en tener una pareja o compañero/a de vida que les de plenitud, otros en tener salud, otros en disfrutar de abundancia, desgraciadamente, la influencia de la televisión hacen que muchas personas consideren que su éxito es el mismo que para los protagonistas de las películas. Para mí el éxito consiste en la libertad de poder realizar mi sueño sin preocuparme de factores como dinero, salud, u otras limitaciones. 

Hay que entender, tal como dicen los expertos, que el éxito no viene sólo con desearlo, hace falta esfuerzo. Edison apuntaba a esto cuando dijo que el éxito es 1% de inspiración, el 99% de transpiración. Así es que querido amigo, tenemos que sudar la camiseta!

Sin embargo, este esfuerzo no tendrá recompensa si nos rodeamos de personas que nos restan, más que aportarnos, Jim Rohn decía que somos el promedio de las 5 personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo. Rodearnos de las personas adecuadas nos permitirán tener una actitud positiva, nos permite responsabilizarnos de nuestros pensamientos, que marcarán ese camino al éxito.

Por tanto pregúntate, eres como ese león que reconocía que la montaña.. había ganado.. por ahora… o eres de los que según ve la montaña dice “Ya no puedo” ?

Si te ocurre lo segundo, nos encantará formar parte de esas cinco personas positivas que van a aportarte positividad a tu vida (positi-vida). Llámanos y te diremos cómo empezamos el camino.

La mentira que vivimos – Necesitamos una toma de conciencia?

By | Talleres | No Comments

Habitualmente me gusta poner publicaciones motivacionales, de estas que incrementan la energía. Pero creo necesario también hablar de concienciación. Saber en qué situaciones estamos y entender que deberíamos hacer algo para no ser sólo “engranajes” tal vez no nos sitúe en una posición de optimismo energétizante, pero si nos conduce a acción.

Hoy me recordaron este vídeo, que en inglés está como “The lie we live” y que te recomiendo dedicar unos minutos reflexivos.

Te dejo el texto debajo y me encantará conocer tus reflexiones.

En este momento podrías estar en cualquier lugar, haciendo lo que quieras.  En vez  de eso estás sentado solx frente a una pantalla. ¿Qué es lo que  nos detiene de hacer lo que queremos y de estar donde queremos estar?

Cada día nos despertamos en la misma habitación y seguimos el mismo camino, el vivir igual que ayer.  Sin embargo, al mismo tiempo, cada día es una nueva aventura. En el camino algo cambió. 

Antes de que nuestros días no tenían fin, ahora nuestros días están cronometrados.

¿Es esto lo que significa ser mayor, ser libre?  ¿Pero somos realmente libres? 

La comida, el agua, la tierra. Los mismos elementos que necesitamos para sobrevivir son propiedad de empresas.  No hay comida para nosotros en los árboles, no hay agua dulce en los ríos, no hay terreno para construir una casa.  Si tratas de tomar lo que la Tierra te ofrece, serás encerrado.  Así es que, obedecemos sus reglas.

Descubrimos el mundo a través de un libro de texto.  Durante años nos sentamos y repetimos lo que nos dicen.  analizados y calificados como pruebas de laboratorio.  Criados para no hacer una diferencia en este mundo, criados para no ser diferentes.  Lo suficientemente inteligentes como para hacer nuestro trabajo, pero para preguntar por qué lo hacemos.  Así que nosotros trabajamos y trabajamos, sin tiempo para vivir la vida por la que trabajamos.  Hasta que llega el día en que estamos demasiado viejos para trabajar. Es aquí donde se nos deja morir. Nuestros hijos toman nuestro lugar en el juego.

Para nosotros nuestro camino es único, pero juntos no somos más que combustible. El combustible que alimenta la élite.  La elite que se oculta detrás de las corporaciones.  Este es su mundo. Y su recurso más valioso no es la tierra. Somos nosotros.

Construimos sus ciudades, operamos sus máquinas, peleamos sus guerras.  Después de todo, el dinero no es lo que los impulsa, es el poder.  El dinero es simplemente la herramienta que utilizan para controlarnos.  pedazos de papel sin valor de los que dependemos para alimentarnos, movernos, entretenernos.

Nos dan  dinero y a cambio les damos el mundo.  Donde había árboles que limpiaban el aire, ahora hay fábricas que lo envenenan. Donde había agua para beber, hay residuos tóxicos que apestan.  Donde los animales corrían libres, ahora hay mataderos donde nacen y son asesinados sin fin para nuestra satisfacción.  Más de mil millones de personas se mueren de hambre, a pesar de que tengamos suficiente comida para todo el mundo.  ¿A dónde va todo? 70% del grano que cosechamos, va a engordar a los animales que comes en la cena. ¿Por qué ayudar a los hambrientos? No se hay beneficio económico de ellos.

Somos como una plaga devorando la tierra, destruyendo el propio medio ambiente que nos permite vivir.  Todo lo vemos como algo a ser vendido, como objetos de propiedad.  Pero, ¿qué sucede cuando hayamos contaminado el último río? Envenenado el último soplo de aire?  Agotado el petroleo que alimenta a los camiones que nos traen el alimento? Cuándo notaremos que el dinero no se come, que no tiene valor?

No estamos destruyendo el planeta, estamos destruyendo toda la vida en él.  Cada año miles de especies se extinguen y no queda mucho para que nos toque a nosotros.  Si vives en los Estados Unidos hay una probabilidad del 41% de que sufras cáncer.  Las enfermedades cardiovasculares  matarán a  uno de cada tres estadounidenses.

Tomamos medicamentos con receta para hacer frente a estos problemas, pero los propios medicamentos son la tercera causa de muerte después del cáncer y las enfermedades del corazón.  Se nos dice que todo se puede solucionar por tirar el dinero en los científicos para que puedan descubrir una pastilla  que haga que nuestros problemas desaparezcan.  Pero las compañías farmacéuticas y las sociedades contra el cáncer dependen de nuestro sufrimiento para hacer dinero.

Creemos que vamos a la cura, pero en realidad estamos huyendo de la causa.  Nuestro cuerpo es un producto de lo que consumimos y lo que comemos está diseñado principalmente para hacer dinero. Llenamos nuestro cuerpo de productos químicos tóxicos. Los cuerpos de los animales infestados con  drogas y  enfermedades, pero no lo vemos.  El pequeño grupo de corporaciones propietarias de los medios de comunicación no nos dejan verlo. Nos envuelven con una fantasía que dicen que es la realidad.

Es divertido pensar que una vez creímos que la tierra era el centro del universo.   Pero, de nuevo, ahora vemos a nosotros mismos como el centro del planeta.  Señalamos a nuestra tecnología y decimos que somos los más inteligentes. Pero los ordenadores, automóviles y fábricas realmente muestran lo inteligente que somos? ¿O acaso nos muestran en lo perezosos que nos hemos convertido?.  Nos ponemos la máscara de “civilizados” pero cuando nos la quitamos, qué somos?

Acaso nos olvidamos que sólo dentro últimos cien años se le dió el voto a la mujer a los negros igualdad?

Actuamos como si fuésemos seres que todo lo saben, sin embargo hay mucho que no vemos.  Caminamos por la calle haciendo caso omiso de todas las pequeñas cosas. Las propias miradas, las historias que ellas cuentan, viendo todo como relleno para nuestro “yo”.

Tal vez tememos que no estamos solos. Que somos una parte de una imagen mucho más grande.  Pero no somos capaces de hacer la conexión.  Nos da iguar matar cerdos, vacas, gallinas, extraños de otras tierras, pero no a nuestros vecinos, no a nuestros perros, a nuestros gatos, la ellos les amamos y entendemos. Llamamos a otras criaturas estúpida,  sin embargo las señalamos para justificar nuestras acciones. 

Pero, ¿matar simplemente porque podemos, porque siempre lo hemos hecho, lo hace correcto? ¿O sólo muestra lo poco que hemos aprendido? Que continuamos actuando por instinto de primitivo de agresión, en vez de por pensamiento y la compasión.

Un día, esta sensación que llamamos vida nos dejará. Nuestros cuerpos se pudrirán, nuestros objetos recolectados de valor, sólo quedará lo que hayamos hecho. La muerte nos rodea constantemente y aún así  parece tan distante de nuestra realidad cotidiana.  Vivimos en un mundo al borde del colapso.  Las guerras del mañana no dejarán ganadores.  La violencia jamás será la respuesta, sólo destruirá todas posible solución .

Si analizamos nuestros más íntimos deseos, veremos nuestros sueños no son tan diferentes. Compartimos un objetivo común. Felicidad.  Destruimos el mundo en busca de placer, sin que mirar jamás dentro de nosotros mismos.  Muchas de las personas más felices son los que menos tienen. Pero, ¿estamos realmente felicess con nuestros iPhones, nuestras grandes casas, nuestros coches de lujo?

Nos hemos desconectado. Idolatramos a personas que nunca hemos conocido.  Presenciamos lo extraordinario en pantallas pero lo ordinario en otros lugares. .  Esperamos a alguien que traiga un cambio sin tener que pensar en cambiar nosotros mismos.

Las elecciones presidenciales deberían regirse por una moneda. Son dos caras de la misma moneda. Elegimos que rostro queremos y la ilusión de la elección, de cambio, se crea, pero el mundo sigue siendo el mismo.  No nos damos cuenta que los políticos no sirven al pueblo; sirven a los que financiaron su poder.

Necesitamos líderes, no los políticos.  Pero en este mundo de seguidores, nos hemos olvidado de liderarnos a nosotros mismos. 

Deja de esperar el cambio y se el cambio que quieres ver.  No hemos llegado a este punto sentado sobre nuestros traseros. La raza humana no sobrevivió porque somos más rápido o  más fuertes, sino porque hemos trabajado juntos.

Hemos dominado el acto de matar.  Ahora dominemos la alegría de vivir.

Esto no se trata de salvar el planeta. El planeta seguirá aquí tanto si estamos o no.  La Tierra ha existido por miles de millones de años, nosotros tenemos suerte de durar ochenta. Somos un instante en el tiempo, pero el impacto es para siempre.

Me habría gustado vivir en una época sin ordenadores, sin pantallas para distraernos. Pero me doy cuenta de que hay una razón por la que quiero vivir en este tiempo. Porque hoy, tenemos una oportunidad que nunca tuvimos antes.  Internet nos da el poder de compartir un mensaje y unir a millones en todo el mundo.  Mientras podamos debemos usar nuestras pantallas para unirnos, en vez de alejarnos.

Para bien o para mal, nuestra generación va a determinar el futuro de la vida en este planeta.  Podemos continuar sirviendo a este sistema de destrucción hasta que no recuerdo de nuestra existencia, o podemos despertar, darnos cuenta que no estamos evolucionando hacia arriba, sino retrocediendo… sólo tenemos pantallas en nuestras caras, así que no vemos dónde nos dirigimos.

Este momento presente es lo que cada paso, cada respiro y cada muerte nos ha traído. Somos los rostros de todos los que vinieron antes que nosotros y ahora es nuestro turno. Puedes elegir labrar tu propio camino o seguir el camino que incontables personas ya han tomado.

La vida no es una película. El guión no está escrito. Nosotros somos los escritores.

Esta es su historia, su historia, nuestra historia.

 

Original de http://theliewelive.blogspot.com.es/

Cómo eres de libre?

By | Artículos, Coaching - Mentoring | No Comments

Hace unos días, en nuestra hora de la comida, Silvia y yo veíamos en las noticias un político madrileño llorando ante el juez tras su paso en prisión, la noticia se planteaba en si era verdad o no sus lágrimas. Eso dio origen a una amena conversación entre nosotras sobre la importancia de la libertad. Sin entrar a valorar a este político y las corrupciones por las que está en prisión, lo cierto es que la libertad es algo que no se valora, hasta que se pierde, sin embargo no podríamos vivir sin ella.

Tiempo atrás ya dedicamos alguno de nuestros post a esta bella palabra con mejores sensaciones. 

Tal vez detrás de ese deseo innato de libertad esté ese hobby que muchos, sino todos, los humanos tenemos, que es el viajar. Pero, me gustaría que en el silencio de tu ser, te hicieses la pregunta de, hasta dónde eres de libre.

No hace falta encontrarse encarcelado, como el político corrupto con el que inaugurábamos esta entrada. La libertad abarca mucho más que sólo la falta de movimiento. Abarca desde los aspectos económicos, vitales, hasta una flexibilidad mental para aceptar los cambios necesarios de la vida. La libertad es hacer lo que amas!

Por eso pregúntate, cúanto soy yo de libre? Si encuentras que en algo no “vuelas” tal como quisieras, es preciso repasar los patrones mentales que nos llevan a una situación de limitación.

Y si ocurriese que los barrotes que nos apresan son tan abstractos y propios como los pensamientos?

Si es así, estás de enhorabuena, porque esos dependen de tí, son tuyos y tu puedes decidir cambiarlos a tu antojo. Sí, ya se que ante situaciones adversas externas, un pensamiento, digamos positivo, puede ser difícil de tener. Bien, al principio puede salir “forzado” pero a fuerza de repetirlo, será natural. 

Por ponerte un ejemplo para entender de forma sencilla esto, es como cuando yo era niña, recuerdo que mi madre me ponía unos zapatos feos y horrorosos que yo odiaba y que me forzaban a andar diferente a como yo echaba el pié, esa forma de “forzarme” que entonces no entendía, permitió que andase bien posteriormente y evitase problemas óseos. ¿Qué tal si nos ponemos una plantilla en los pensamientos, que al principio incluso roza, pero que permitirá evitar en el futuro problemas de ansiedad y estrés e incluso enfermedades físicas?

Entrena a tus pensamientos, ellos son los que te limitan y encierran. Sé libre y VIVE!

 


Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Usa tu amor como alas y vuela más alto que las águilas

By | Artículos | No Comments
La vida, al final, es sólo un juego de amor en su máxima expresión.
Nacemos amados por nuestros padres y correspondemos a ese amor. Crecemos sintiéndonos amados por nuestro entorno  y si no tenemos esa necesidad cubierta, enfermamos e incluso podemos morir. Siempre recuerdo la experiencia que oí hace muchos años, de un orfanato en el que los gerentes habían notado, que el niño que se situaba siempre en cierta cunita, era menos propenso a enfermedades, tenía más peso. Aún cuando situaban a otro niño en esa cuna, ocurría que ganaba peso, y su resistencia a las enfermedades se incrementaban. Analizaron para comprender por qué ocurría eso, en esa determinada cuna. El resultado les dejó boquiabiertos. La señora que limpiaba el cuarto, siempre paraba en ese rincón esperando a que se secase el suelo, y en tanto, cogía y abrazaba al bebé que estaba en esa precisa cuna. Y es que.. necesitamos sentirnos amados!!
El amor es el leitmotiv de nuestra vida, y no hablo sólo del amor romántico, al que asociamos siempre la palabra.
Los griegos usaban hasta 12 palabras para definir el amor, dependiendo si hablabas del amor de la pareja, la familia, los hijos, los amigos, al desconocido que pasa por la calle y del que conoces poco e incluso a tu mascota.
La palabra amor lleva intrínsico el significado de lealtad, de compromiso, de pertenencia a un sistema. A veces este tipo de cosas, provocan ciertos miedos infundados, no es poco habitual huir de compromisos, al asociarlo a obligaciones y sacrificios que no deseamos y que corresponden poco a las expectativas.
Hoy en nuestra publicación, queremos romper una lanza por la primera necesidad del ser humano, tan necesaria como respirar. Nosotras, que somos mucho de volar en lo alto junto a las águilas, creemos como dijo Chavela, que sin amor, no hay vuelo. Sin amor, no te elevas ni un centímetro del suelo. Así es que, ya que tenemos la necesidad de amar, hagámoslo intensa y apasionadamente, hagámoslo a todas horas, de forma incondicional, pero consciente, de forma comprometida, pero sin sacrificios, de forma leal pero sin sumisión.
Nos acompañas en nuestro propósito y visión de hacer un mundo más agradable y humano? 

¿Sigues creyendo en cuentos?

By | Artículos | No Comments

Decía el genial poeta español León Felipe:

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

Y es que, desde pequeños, nos han contado cuentos, para calmar nuestra ansiedad, para paliar nuestros miedos. Y con la mejor intención, a veces, nos han contado quien debemos ser, qué debemos querer. Nos han dicho lo que es bueno y lo que es malo. Nos han enseñado cómo debemos pensar y hasta cómo debemos o no sentir las emociones. Se han atrevido a contarnos que los hombres no lloran, que eso es debilidad. Que el quererse a uno mismo es egoismo, y que eso es malo. Que tenemos que trabajar mucho, con el sudor de nuestra frente, porque así seremos personas de bien, y quien no piense así, es un anti- sistema.

Nos han contado cuentos, que han llegado a ser parte de nosotros, tan profundamente, que los defendemos… hasta en guerras.

Y miles de millones de personas, presas de esos cuentos, siguen muertas de miedo, sin saber quienes son, sin encontrar su sitio… y no hay cuento que les calme. Pero nos siguen contando cuentos.

Depende de ti

Sólo de tí depende desprenderte de ellos. Tomarlos como lo que son… como cuentos. Algo puntual, que cumplió su misión en determinado momento, pero que ahora… no amigo… ahora no nos vale.

Ahora tu sabes la importancia de distinguir los cuentos que nos contaban de niños para dormir, a los cuentos para asustar y así controlar a los adultos. Y si lo sabes… suerte la tuya, que puedes elegir el cuento que quieres creerte o no.

En coaching, denominamos a esos “cuentos”, creencias.

La creencia de que uno no es suficientemente bueno, porque de pequeños, entendimos el cuento de que en el mundo hay que ser el mejor, y ahora, no paramos de trabajar, de autoexigirnos, de juzgarnos…

La creencia de que no lo merecemos, que siempre habrá alguien mejor, por tanto, para qué esforzarse, porque de pequeños entendimos que el mundo es de unos pocos, y que esos pocos son intocables, y que nosotros sólo podemos resignarnos a seguir hundidos en nuestro victimismo.

Y podría seguir relatando creencias, que cada día veo en las sesiones de coaching que celebramos, y que tienen presos a persona tras persona, porque … mecieron nuestra cuna con cuentos, y con cuentos taparon nuestros llantos.

Liberarse de creencias no es imposible. Dejar esos cuentos en el lugar correspondiente, y no liderando nuestra vida, es posible.

Te ofrezco la llave para que lo puedas hacer. En tan sólo una sesión, puedes poner fin a tus bloqueos, a la esclavitud con la que te atan esos cuentos.

Y ahora elige, ¿quieres seguir creyendo en cuentos?

Llámame y te informo de cómo dar el primer paso hacia tu libertad!


Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Disfrutando de anticipar

By | Talleres | No Comments

Tienes planes para el fin de semana? Dónde vas de vacaciones? Ya sabes lo que vas a comer hoy?

Nuestra mente siempre anticipa todo lo que nos puede ocurrir. Esta facultad nos ha ayudado como especie, favoreció la supervivencia, y sigue siendo fundamental y necesaria, siempre usada en nuestro beneficio.

La comunicación de lo que recibimos a través de los ojos hacia nuestra corteza visual está en torno a  los 200 milisegundos. Esta velocidad, para nuestro cerebro es insuficiente. Es demasiado lenta para una reacción de urgencia, por lo cual, precisa de la anticipación, que hacemos de forma innata.

Anticipamos al conducir y prever las distancias con el de adelante, con el de atrás, lo que puede salir, la curva que va a llegar.

Anticipamos cuando jugamos a padel, de tal forma que podamos amoldar nuestro movimiento a lo que queremos hacer (bueno, excepto yo, que en el padel la anticipación la tengo en Canarias, con una hora menos). 

Esta anticipación es la que, como hoy viernes, nos hace disfrutar cuando se acerca un fin de semana o unas vacaciones. La que a la expectación de una romántica cita nos tiene felices (como la imagen del principito que adjuntamos).

Sin embargo, también es la que nos hace quedarnos en casa el domingo al anticipar que el lunes es día de trabajo. Usada de otra forma, es la que nos genera miedos limitantes, cuando prevemos algo que no ha ocurrido, pero que hipotéticamente podría llegar a ocurrirnos y que representa una amenaza o peligro. 

Hoy quiero invitarte a que esa anticipación la usemos en nuestro beneficio, a las puertas de un fin de semana, y con actitud alegre, anticipa en tu mente cómo es la vida que deseas, enfócala, y una vez “establecida la ruta” (como diría mi amiga de Google Maps) empecemos el camino en dirección a ella. 

Y ya anticipamos, que otro día.. hablaremos de los miedos limitantes.. pero por hoy… disfrutemos de esta maravillosa oportunidad de anticipar tu vida!

Feliz fin de semana amig@ lector


Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Marca la diferencia

By | Artículos | No Comments

Érase una vez un escritor que vivía en una playa tranquila, junto a una colonia de pescadores.

Todas las mañanas, temprano, paseaba por la costanera par inspirarse y de la tardes e quedaba en casa escribiendo.

Un día caminando por la orilla en la playa, vio una figura que parecía danzar. Al aproximase, observó a un joven agarrando estrellas de mar de la arena y, una a una, arrojarlas de vuela al océano.

-¿Por qué estás haciendo esto? –preguntó el escritor.

-¿No lo ve? –dijo el joven-. La marea está baja y el sol está brillando. Si la dejo en la arena, se secarán al sol y e morirán.

– Muchacho, existen miles de kilómetros de playa en ese mudo y cientos de miles de estrellas de mar desparramadas a lo largo e ellos. ¿Qué diferencia hace? Tú devuelves algunas al mar. Pero la mayoría morirá de cualquier forma.

El joven tomó una estrella más de la arena y la arrojó de vuelta al océano. Miró al escritor y dijo:

-Para esa, yo hice la diferencia…

Aquella noche el escritor no logró dormir; tampoco pudo escribir.

Por la mañana fue a la playa, aguardó al joven y junto con él comenzó a devolver estrellas al mar.

Fuente: “Coaching. El Arte de Soplar Brasas”

Ya sabes que los cuentos sirven para dormir a los niños… y despertar a los adultos. Crees que este precioso cuento puede hacernos recapacitar?

A veces, la apatía y la desgana nos lleva a pensar que no podemos hacer nada por nadie ni por nada. Nos sentimos superados y perdemos el sentido de nuestra parte de responsabilidad. 

Te propongo un despertar a la conciencia, no es superación, es superacCión, vamos a iniciar el movimiento, marquemos diferencias. Te imaginas que lo hiciésemos cada vez más personas? Empecemos hoy por nosotros mismos!!!!

Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Cómo de bello es tu problema?

By | Artículos | No Comments

Un gran maestro y un guardián compartían la administración de un monasterio zen. Cierto día el guardián murió, y había que sustituirlo.

El gran maestro reunió a todos sus discípulos para escoger a quien tendría ese honor. Les dijo:  “Voy a presentarles un problema. Aquel que lo resuelva primero será el nuevo guardián del templo”.

Trajo al centro de la sala un banco, puso sobre éste un enorme y hermoso florero de porcelana con una hermosa rosa roja y señaló:

“Este es el problema”

Los discípulos contemplaban perplejos lo que veían: los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y elegancia de la flor

¿qué representaba aquello? ¿qué hacer? ¿cuál era el enigma? Todos estaban paralizados.

Después de algunos minutos, un alumno se levantó, miró al maestro y a los demás discípulos, caminó hacia el florero con determinación y lo tiró al suelo.

“Usted es el nuevo guardián –le dijo el gran maestro, y explicó-:

“Yo fuí muy claro, les dije que estaban delante de un problema. No importa qué tan bellos y fascinantes sean, los problemas tienen que ser resueltos.

Puede tratarse de un florero de porcelana muy raro, un bello amor que ya no tiene sentido, un camino que debemos abandonar pero que insistimos en recorrer porque nos trae comodidades.

Sólo existe una forma de lidiar con los problemas: atacarlos de frente. En estos momentos no podemos tener piedad, ni dejarnos tentar por el lado fascinante que cualquier conflicto lleva consigo”.

Tienes ya identificado ese problema que no haces más que observar, analizar, pero que no resuelves? Estás preparado/a para dejar de contemplarlos y empezar a resolverlos?


Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

“Se necesita coraje para crecer y convertirse en quien realmente eres”

By | Talleres | No Comments

La frase que hoy encabeza nuestro artículo, escrita por Edward Estlin Cummings, “Se necesita coraje para crecer y convertirse en quien realmente eres” marca un punto de inflexión y reflexión.

Si te preguntase si te conoces, qué responderías?

Muchas personas gastan grandes cantidades de dinero, para que algún vidente o similar, les digan cómo son según su signo de horóscopo, según su nombre, según test de personalidad y otros muchísimos métodos que .. cual varita mágica, nos diga cómo somos y en qué nos convertiremos.

 

En Escuela de Emociones te proponemos un viaje para descubrir quien eres, y si nos dejas, te haremos de guía turística.

El viaje parte con destino: Tu interior, y puedes iniciar esta maravillosa aventura en el momento en el que quieras.

Puedes ir sol@, o en compañía.

Puedes traer tus mochilas, o permitirte la extraordinaria sensación de libertad que significa dejar atrás tus miedos y creencias.

Volaremos alto, tan alto como quieras que sean tus sueños, nos sumergiremos en las profundidades de tus emociones, distinguiendo los pensamientos que provocan cambios en nuestro estado anímico.

Te acompañaremos en el recorrido histórico de tu identidad, observando tus grandes victorias y logros y aprendiendo de ellas para que identifiques las herramientas para resolver todo de la misma forma exitosa.

Y por las noches, descansarás plácidamente, en la mejor paz mental, la mayor plenitud, la que da el saberse que eres un VIP, el mejor VIP de tu vida.

Mira tu calendario, observa tu vida, pregúntate hasta cuando te vas a impedir de disfrutar lo que te mereces. Pon la fecha en la que quieres hacer tu gran viaje y comprométete contigo mismo/a. No te permitas llegar al final de tu vida y mirar atrás y decirte “Por qué no lo hice antes!”

Si tienes interés en gestionar conflictos emocionales, superar miedos, creencias y límites, conseguir objetivos que ahora te parecen inalcanzables, o necesitas impulso para obtener tu mayor y mejor rendimiento, puedes contactarme al +34.608.834.556 o info@coachingvillalba.com

Mediante herramientas como el coaching, psych-k, hipnosis o mindfulness entre otras,  podemos acompañarte a la resolución de un conflicto, síntoma o manifestaciones físicas de enfermedad por conflictos emocionales. A alcanzar objetivos laborales o profesionales o “simplemente” sacar tu mayor potencial.

Consulta presencial, telefónica y Skype desde cualquier lugar en dónde estés.

(Primera sesión gratuita)

Contacta con nosotros

Llámanos o envíanos un whatsapp al 608834556
o hazlo por correo a info@coachingvillalba.com

Estés dónde estés, te acompañamos, o bien de forma presencial, o bien por vídeo conferencia